ESP
martes, 25 de septiembre de 2018
De nuevo en el Santuario de Málaga
Visitas 1310
- Por: Juan Coín. Vélez-Málaga
CONCENTRACIÓN MARIANA – Málaga, Noviembre de 2014
Valoración: 7/10
 

Seguro es que, hace algo más de cuatrocientos años, en esa calle hoy estrechada por dos moles de edificación y que en Málaga llaman Compás de la Victoria, o bien no existiese nada - salvo la zona circundante al Santuario de la Virgen que lo bautiza - o bien se erigiese la lonja del propio Santuario.

 

  Probablemente fue una zona tranquila, relativamente alejada del bullicio de la Málaga del XVII, apta para la oración y el recogimiento; no es extraño, pues que la residencia de Cosme en Málaga le llevase al Santuario de esta Madre Vencedora implorando una ayuda física tornada en conversión de tintes casi místicos.

 

  ¡Cómo ha cambiado el cuento!

 

Y así pudimos comprobarlo el pasado sábado 8 de noviembre, pues allí, en el mismo lugar en el que unos siglos antes se produjera la transfiguración de Cosme, justo sobre ese mini-Tabor que se eleva sobre el Compás de Nuestra Señora, se produjo un alboroto espectacularmente atractivo.

 

Autobuses de chasis multicolor por las apretadas vías y, sobre la explanada del Santuario, una aglomeración de alumnos, de sus padres, de religiosas y de profesores de los diferentes Colegios de las Hijas del Patrocinio de María que habían decidido que este lugar – precisamente en el año de inicio de la causa de Canonización – era el más adecuado para celebrar la Concentración anual Mariana que organiza la Congregación.

 

“¡A ver, los de Vélez a la Iglesia!, ¡Los de Priego, directamente al Santuario a saludar a la Virgen!”, se oía clara y en alta voz casi desde la Plaza de la Merced. ¿Priego?, ¿Vélez?, se preguntaban los viandantes. ¿Guot japen?, mascullaba un guiri mientras escudriñaba el lugar intentando localizar el origen del extraño jaleillo.

 

Era Sor Speaker, a modo de Andreína, parapetada tras un megáfono, quien daba órdenes de intendencia para el éxito del evento; y lo consiguió: no sólo por la asistencia – asegurada –, sino también por la seriedad mostrada por todos - especialmente, por los alumnos - durante la celebración de la Eucaristía.

 

Cosme estaba allí, con nosotros: estaba en la monición de entrada, en las ofrendas, en la acción de gracias. Estaba con María José, con su guitarra y con su coro. Estaba en las palabras del Oficiante. Estaba en nuestro ánimo. Estaba… impregnando el ambiente con ese halo de omnipresencia que sólo puede ofrecer quien se encuentra en camino de ser declarado un santo para nuestro tiempo.

 

Tras la entrañable Misa, una rápida maniobra minuciosamente planificada, provocó una certera salida hacia el Parque del Oeste a pasar una jornada vespertina de lúdica convivencia, junto a las malagueñas playas de la Misericordia.

 

Y es que, para esta Congregación, todo es símbolo.

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad