ESP
martes, 25 de septiembre de 2018
¡Qué bonita está Córdoba por la mañana!
Visitas 1736
- Por: Juan Coín
Experiencia de un testigo de la Causa del P. Cosme.
Valoración: 5/5
 

  "¡Qué bonita está Córdoba por la mañana!", recordaba hoy, mientras atravesaba el Puente Romano, en una incipiente mañana calurosa del día medio del mes de julio, maravillado con las impresionantes vistas que, desde allí, se tienen del cordobés Barrio de la Catedral; la célebre frase pronunciada en la escena por nuestro particular Obispo Mardones renovaba nuevamente su actualidad, lo que me llevó a concluir que ésta Córdoba romana, callada y mora de Machado (don Manuel) siempre está bonita por la mañana, y por la tarde, y por la noche, ..., y a todas horas.

 

  Con este pensamiento alegre en mente topé con el homenaje enfrentado que este viejo paso de más de 20 siglos sobre el Guadalquivir, ofrece a San Acisclo, a Nuestra Señora de la Victoria y al Arcángel Rafael, todos presentes - junto al nombrado sucesor en la Silla de Osio - en la vida de nuestro fundador, el Padre Cosme Muñoz Pérez.

 

  Y con paso firme me dirigía a la planta primera del Obispado, donde estaba citado para declarar como testigo en la Causa abierta para la Canonización del Padre Cosme.

 

  Qué rápido pasa el tiempo: ayer, día 27 de mayo, en un impresionante acto solemne, se produjo la apertura de la Causa. Espectacular: una magistral y pedestre clase de derecho canónico, desarrollada con extremo respeto a los cánones del Código que regula el derecho de la Iglesia y perfectamente expuesta por los representantes de la Curia.

 

  La Iglesia del Colegio de La Piedad era la inerte y efímera depositaria de las grandes dosis de alegría contenida en todos cuantos tuvimos el honor de asistir a tan histórico evento; habían sido muchos años en espera de este momento, muchas las vivencias derivadas del IV Centenario, muchos los empeños puestos en el intento de llevar al Venerable junto al Sagrario.

 

  El 27 de mayo de 2014 confluyeron, por fin, el término de un trayecto de ilusión y el albor de un itinerario de esperanza, que al contrario que el jinete que cantara Federico, sí llegará a Córdoba.

 

  Compostura, gravedad, reserva, seriedad y formalidad dentro de la Iglesia, para abrir la Causa y arropar al protagonista del suceso, presente en su sepulcro.

 

  Alborozo, contento, entusiasmo, exaltación y vino en el patio del Colegio, para brindar por la historia, por ser partícipes de ella y por la mayor gloria del Fundador, de quien en breve, si no hay demoras, serán comprobados la heroicidad y virtuosismo de su existencia para ser declarado Beato, como paso previo a su ascenso a los altares.

 

 

  Hoy, 15 de julio, desde el Campo de la Verdad, me dirigía, responsablemente, a decir verdad tras juramento expreso al efecto; serán 24 los declarantes y 1248 las preguntas que habrán sido respondidas para dar testimonio de que Cosme Muñoz Pérez vive en la historia, y está presente en la tradición cordobesa de las Hijas del Patrocinio de María, gracias a su vida de santidad en la Córdoba del XVII, que ahora debe ser oficialmente reconocida.        

 

*****     -----     *****

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad