ESP
martes, 18 de septiembre de 2018
Por tierras Bogotanas un encuentro esperado!
19/08/2018 - 117 Visitas


Huele a progreso

 El viaje fue realmente largo, más de 10 horas hicieron falta para llegar a Bogotá. Con suerte gozábamos de un excelente conductor y de una compañía muy amena, la música alta no podía faltar dentro del carro (eso es muy propio de estas tierras) el paisaje invitaba a estar despierta, todo era verde, muy verde, la flora y fauna realmente llamativa y cercana.

Pero nuestro propósito al venir a Bogotá perseguía un sueño, volver a estar en el lugar que tanto bien nos regaló como Congregación durante años y como persona, a las que tuvimos la suerte de vivir allí.

Llegamos a los Laches-Dorado en un taxi que nos bajó hasta el colegio, las primeras en llegar fueron las lágrimas, un nudo en la garganta nos invadió y durante unos minutos fue difícil hablar. Todo tan igual y a la vez tan diferente, todo tan bonito y a la vez tan feo. Fue duro ver que un lugar que estuvo tan lleno de vida, hoy este casi olvidado. Recorrimos el patio, las clases, los pasillos y fuimos recordando tantas cosas. 

Caminamos llenas de ilusión por el barrio y nos sorprendió como la gente salía a nuestro encuentro, como tanta gente era capaz de recordar a Isabel y de nombrar a tantas hermanas que han pasado por aquí, como nos pedían que volviésemos y como nos reprochaban que ya no estuviésemos.

En medio de tantas emociones encontradas, destacaba la alegría al ver lo que el barrio es hoy por hoy. Huele a progreso, las casas están pintadas de colores, las calles más limpias y en ambiente más relajado, hay revolución y vida como siempre, ¡es tan bonito estar allí!.

ANDREINA F

Adjuntos
Últimas Noticias

Acompañando al pueblo de Villafranca.
5

sep

Reconocer sus derechos, empoderarlas y hacerlas visibles es imprescindible
Objetivo: el bienestar de niños y jóvenes.
Promoción vocacional en Manizales.
3

ago

Mística y Liberación.
 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad