ESP
lunes, 11 de diciembre de 2017
Descansar
08/07/2017 - 208 Visitas


Pensando en verano

Durante el curso nos instalamos, con mayor o menor disposición, en la vivencia de lo cotidiano; por contraste, el tiempo de verano puede traer variación, novedad, alternativas, oportunidades de hacer cosas distintas, visitar lugares menos habituales, encontrar a personas nuevas…

El cambio de actividad, de rutinas, de ritmos y tal vez incluso de preocupaciones nos brinda una oportunidad grande. El estudiante, por unas semanas, aparca los libros. El trabajador se aleja de la oficina, la fábrica o el taller. Los horarios se suavizan. El profesor descansa de sus alumnos (y viceversa). Y al abrirse a espacios nuevos surge la posibilidad de recuperar la atención por las  cosas que normalmente están arrinconadas por la prisa, la urgencia o la tarea. 

En este contexto, le pido a Dios que me ayude, en mi verano, a dejarme cautivar por las cosas importantes. Que me deje dedicar tiempos de calidad a los míos. Que me acompañe la risa profunda, y el descanso verdaderamente lo sea. Le pido a Dios que venga conmigo en este tiempo, como compañero, amigo, guía… en las horas de reposo.

Adjuntos
Últimas Noticias

4

dic

Categoría Adultos
4

dic

Categoría Infantil
Los pobres existen. Tienen nombre. Tienen rostro. Tienen historias
 

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad