ESP
lunes, 25 de junio de 2018
Descansar
08/07/2017 - 362 Visitas


Pensando en verano

Durante el curso nos instalamos, con mayor o menor disposición, en la vivencia de lo cotidiano; por contraste, el tiempo de verano puede traer variación, novedad, alternativas, oportunidades de hacer cosas distintas, visitar lugares menos habituales, encontrar a personas nuevas…

El cambio de actividad, de rutinas, de ritmos y tal vez incluso de preocupaciones nos brinda una oportunidad grande. El estudiante, por unas semanas, aparca los libros. El trabajador se aleja de la oficina, la fábrica o el taller. Los horarios se suavizan. El profesor descansa de sus alumnos (y viceversa). Y al abrirse a espacios nuevos surge la posibilidad de recuperar la atención por las  cosas que normalmente están arrinconadas por la prisa, la urgencia o la tarea. 

En este contexto, le pido a Dios que me ayude, en mi verano, a dejarme cautivar por las cosas importantes. Que me deje dedicar tiempos de calidad a los míos. Que me acompañe la risa profunda, y el descanso verdaderamente lo sea. Le pido a Dios que venga conmigo en este tiempo, como compañero, amigo, guía… en las horas de reposo.

Adjuntos
Últimas Noticias

"Algunos afirman que hoy son tiempos no de religión, ni de institución, sino de espiritualidad"
Antonia García Navarro Superiora General
6

jun

¡Cuidar de la naturaleza es cuidar de nosotros!
5

jun

¡Despierta y reacciona es el momento!
 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad